¿Cuáles son las ventajas del puente de Tijuana a San Diego?
Posted by:Selene Angeles, marzo - 07 - 2019

El puente de Tijuana a San Diego es para sus usuarios una auténtica maravilla. Una estructura impensable para muchos hace unos años, pero que hoy en día miles disfrutan. Pero, ¿qué es y cómo funciona exactamente?

Puente Cross Border Xpress

Inaugurado en 2015, este puente que conecta a Tijuana y San Diego lleva por nombre Cross Border Xpress, o CBX. Se trata de un puente para uso de peatones, el cual permite cruzar la frontera en unos 15 minutos. Mide 120 metros de longitud, y su principal fin es evitar hacer una larga fila como sucede en las demás garitas que conectan a México y Estados Unidos.

Específicamente, esta conexión entre países une al Aeropuerto Internacional de Tijuana con una terminal especial en San Diego. Gracias a esta particularidad, es considerado por algunos como el único aeropuerto de carácter binacional en todo el mundo.

entrada-puente-cbx-aeropuerto-tijuana¿Cuáles son las ventajas de usarlo?

Por encima de cualquier otra, la principal ventaja de usar el puente CBX es la reducción en el tiempo de traslado entre países. Colocando las cosas en perspectiva, tomemos a la garita de San Ysidro como ejemplo. La espera en esta puerta de entrada es de dos horas en promedio si no se cuenta con línea SENTRI. Durante el 2018 se calculó que el tiempo de demora para ir de un país a otro usando el CBX es de 15 minutos. Así lo pueden corroborar el 85% de las más de 2 millones de personas que usaron este puente.

Otra beneficio de usar esta vía para ingresar a Estados Unidos, es el ahorro de dinero. Usualmente, un vuelo a Tijuana suele ser entre 30% y 40% más barato que aquellos con rumbo a San Diego. Continuando con el tema del ahorro, el centro de esta ciudad californiana está a 20 minutos del CBX en carro.

A manera de apunte final, desde el Cross Border Xpress se puede proseguir a solicitar una empresa de transporte privado como YTS Transport. Sin duda, YTS es la manera más fácil de llegar al destino deseado sin preocuparse por nada más que disfrutar el viaje.